Bozal para perros

Ventajas y desventajas del bozal para perros

A pesar de que el bozal para perros no es algo que agrade mucho, hay que reconocer que a veces es necesario, dependiendo del carácter de nuestro perro, de si es obediente y aprende rápido o al contrario, cuesta mucho enseñarle o educarlo. Por supuesto que es muy útil si es agresivo y tenemos que sacarlo a pasear por donde hay niños y mucha gente, no hay que olvidar que es una medida de seguridad EXTRA para nosotros y para los demás.
En general, uno no quiere que los demás piensen que su perro es malo o peligroso porque lleva un bozal, o si… depende del caso :) Pero hablando en serio: Nos gustaría que los demás pudieran ver el lado dulce, amistoso y juguetón de nuestro fiel compañero, pero a veces, dependiendo del carácter del perro, esto NO es posible. La realidad es que no todos los perros se adaptan bien a la presencia de extraños, y eso no tiene nada de malo. Cada perro tiene su propia personalidad y su carácter. En cambio hay otros, que son de lo más sociable, y se llevan bien tanto con otros perros, como con niños y adultos. Continúa más abajo…

Por otro lado, hay mucha gente que piensa que es CRUEL ponerle un bozal a un perro (admito que me incluyo a mi misma en este grupo), pero no podemos arriesgarnos, hay que ser precavidos en todo momento, y reconocer que si tu perro es agresivo, habrá que educarle y ponerle un bozal para salir. Es así de simple. Hay que saber que si el bozal es el correcto y está perfectamente colocado, no tiene porqué molestarle a nuestro perro, por lo que no debemos preocuparnos por esto, a no ser, obviamente, que le cueste respirar, jadee mucho o veamos que le molesta o incomoda, entonces ese bozal no es para él o ella. Cuando el bozal es el adecuado y se ajusta correctamente, el perro se acostumbra, y puede comer y beber con facilidad. Se adaptará como si fuese un collar o arnés nuevo.

El bozal puede ser una herramienta muy eficaz a la hora de educar a nuestro amigo. Nos puede ayudar a cambiar ciertos comportamientos, como cuando salimos a pasear y son ellos quienes nos pasean a nosotros (también me incluyo aquí) Lógicamente, debemos tener mucha paciencia y perseverar, ya que todos sabemos que el perro aprende en base a la repetición de las costumbres que le inculcamos, ya desde cachorro.

Comprar online un bozal para mi perro

Para elegir el bozal siempre es conveniente probarlo. Pero si nos va mejor comprarlo por internet, ahora es posible!! Porque los fabricantes suelen poner muchas fotos del tipo de perro al que le iría bien y además te presentan una tabla de tallas muy completa para que no te equivoques con la medida. Por supuesto hay que empezar por saber si el bozal es para un perro grande, mediano o pequeño. Ya que no será lo mismo un bozal para un Pitbull que un bozal para un chihuahua.

Tipos de bozal para perros

Pero también hay que calcular si el hocico es chato, o lo contrario. Existen algunos que son especiales, como el bozal anti ladrido, que evita que los vecinos se enfaden si nuestro perro ladra demasiado cuando está solo, por ejemplo. El bozal anti tirones es ideal para enseñarles a caminar tranquilos a nuestro lado y evitar que ellos nos paseen a nosotros :D También varían en su formato: está el bozal cesta (totalmente CERRADO y seguro) o el bozal arnés, que viene unido a la correa y es más suave para enseñar. Según los materiales pueden ser de silicona, de nylon, de plástico e incluso hay unos de metal y cuero, que son los más fuertes y especiales para perros agresivos o muy difíciles de controlar. En resumen, se podría decir que todos son bozales de entrenamiento, ya que sirven tanto para educarles como para enseñarles que no muerda a otros perros o a otras personas, según sea el caso de cada uno.